miércoles, 4 de abril de 2018

Mamá ingrávida

Te escribo para que me leas
cinco veces bajo el sol,
cinco versos escribo que se parecen
a cinco gotas de agua pero no son,
no son gotas sino barcas que saludan
desde lejos con cinco gestos,
cinco tiempos apenas
para una palabra de cuatro letras. 

Te escribo para que me encuentres
como el viento limpia el cielo de una tormenta,
te escribo porque amarte no me consuela de un solo golpe
son cinco los latidos cuando te pienso, 
cinco los sueños por cinco recuerdos
cinco huellas en la arena,
cinco soledades que solo tú ocupas
que solo tú llenas.

Te escribo para que me oigas
y no me importa lo que digan: que no estás,
que ya te fuiste, que el dolor sigue y sigue,
te escribo porque son cinco
cinco las palabras de mi corazón en calma,
cinco las hojas secas en mi alma, 
cinco los deseos que insisten.

Quiero despertarte, por eso te escribo,
porque quiero desparramar tu azul en cinco besos,
porque tengo cinco silencios frescos
que necesitan de tu voz,
de tu voz ahora descalza y pálida
de tu voz dormida en mi garganta. 

Cinco meses ya
cinco islas blancas,
cinco nubes altas, más altas que los pájaros 
cinco estrellas como cinco montañas,
cinco ramas
cinco distancias
¡cinco lágrimas, Mamá ingrávida!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tu hijo y Poeta

Copyright © Marcelo Roberto Galán Capel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.